Melasma

Es un trastorno cutáneo que se caracteriza por la hiperpigmentación de la piel en las zonas de las mejillas, la frente, la nariz o el labio superior. Por lo general, se manifiesta en las zonas expuestas al sol. Cualquiera puede padecerlo, pero es más frecuente en mujeres jóvenes con piel morena. Se lo asocia con ciertos grupos étnicos, especialmente los latinos.

Causas

Las causas son desconocidas. Se cree que el embarazo, el tratamiento hormonal y las píldoras anticonceptivas pueden producir melasma y/o exacerbarlo.
Cuando afecta a las mujeres embarazadas, se lo denomina "máscara del embarazo".
Como el riesgo aumenta con la exposición al sol, el melasma es particularmente común en los climas tropicales.

Síntomas

El melasma no causa ningún otro síntoma aparte de la decoloración de la piel. El color de las manchas suele ser uniforme y simétrico (igual en ambos lados del rostro), y por lo general aparece en las mejillas, la frente, la nariz y el labio superior. Las manchas suelen ser de un color marrón uniforme, pero algunas pueden asemejarse a una quemadura de sol o pecas.

Tratamiento

El tratamiento plantea todo un desafío, ya que algunos casos son muy rebeldes.
La medida más importante es la protección solar.

Es esencial que el protector solar se aplique a diario y no solo cuando se va a la playa o a la piscina. Estamos expuestos al sol diariamente, cuando caminamos desde casa hasta la parada del autobús, hasta el estacionamiento o el supermercado.

El sol emite dos tipos de rayos ultravioletas que llegan a la tierra: los rayos ultravioletas A y B. Los UV-B son los responsables de las quemaduras de sol. Los UV-A penetran en las capas más profundas de la piel y generan arrugas y son mas responsables de las manchas oscuras.

Los vidrios de las ventanas, los parabrisas o las nubes no filtran los rayos UV-A, que producen manchas oscuras. Por lo tanto, es necesario usar protector solar todo el año, no solo durante el verano, y aun cuando esté nublado.

Trata de no exponerte al sol entre las 10 am y las 4 pm. Usar sombrero puede ser una buena idea ya que bloquea los rayos solares, aunque hay que tener en cuenta que el factor de protección solar que ofrece un sombrero es de 8; por lo tanto, quizá no sea suficiente.

El uso diario de un bloqueador solar adecuado con un factor de protección de 30 como mínimo es fundamental a la hora de prevenir enfermedades de la piel, tales como el melasma. Reforzar la aplicación cada 2 horas cuando permanezcas al aire libre.
Elige un bloqueador solar de amplio espectro que bloquee tanto los rayos UV-A como los UV-B. Te recomiendo usar bloqueadores solares fisicos que estan compuestos de partículas que refractan la luz UV, tales como los que contienen dióxido de titanio u óxido de zinc micronizado.

Ningún bloqueador solar es 100% eficaz, por lo tanto, es importante evitar la exposición al sol.

Las cremas blanqueadoras tópicas pueden mejoran el aspecto del melasma. Una de las cremas más eficaces es la que combina corticosteroide con hidorquinona y tretinoína. También son útiles los productos naturales como el ácido kójico y regaliz.
En algunos casos, se puede recurrir a los peeling químicos, la microdermoabrasión y los tratamientos con láser. Si la hiperpigmentación obedece a cambios hormonales, generalmente desaparece al suspender las pastillas anticonceptivas o la terapia de reemplazo hormonal o tras el parto. Puede reaparecer, si vuelves a quedar embarazada o retomas la medicación.

Evita el sol y usa pantalla solar; así evitarás el melasma o reducirás los síntomas.
El melasma suele tener recidiva, por lo tanto es muy importante no exponerse al sol y usar pantalla solar aun cuando el melasma haya desaparecido.