Caída del cabello

La caída del cabello o alopecía tiene una evolución gradual y puede responder a múltiples causas. Si bien la calvicie afecta más a los hombres que a las mujeres, en ambos casos el cabello suele perder grosor y caerse a medida que pasa el tiempo, debido a la genética, la edad y los cambios hormonales. La caída puede ser permanente o temporal, puede concentrarse en una zona de la cabeza o extenderse a todo el cuero cabelludo.

La calvicie genética no tiene sus orígenes en la caída excesiva del cabello sino en la atrofia de los folículos pilosos, que pierden la capacidad de producir nuevos cabellos que reemplacen a los que se caen naturalmente. Cuanto más prematura sea la caída del cabello, peores serán los pronósticos de calvicie.

El análisis concienzudo del tipo de caída y de sus causas te ayudará a elegir, junto a tu médico, el mejor tratamiento para detener el proceso o enlentecerlo.

Tipos

• La calvicie o alopecía androgénica suele comenzar con la profundización de las entradas y el afinamiento del cabello en la zona de la coronilla, que eventualmente caerá y dejará una zona descubierta. Los antecedentes familiares tanto maternos como paternos pueden aumentar las probabilidades e incidir en la edad a la que empieces a perder el cabello.
• En el caso de la calvicie femenina, el cabello se afina y debilita en todo el cuero cabelludo, pero no suelen aparecer entradas.
• El segundo tipo de alopecía más frecuente que motiva la consulta con el dermatólogo suele ser la caída de cabello repentina que responde a estrés físico o emocional. Esto se conoce como efluvio telogénico (ET). EL ET se produce cuando una gran cantidad de folículos pilosos entran en un letargo y, por lo general, es totalmente reversible. Si bien suele limitarse al cuero cabelludo, en los casos graves, puede llegar a afectar otras zonas tales como las cejas.

Causas

Las causas varían de uno a otro y pueden ser de tipo genético o relacionarse con el estilo de vida. EL ET puede desencadenarse a partir de una enfermedad, cierta medicación, una lesión en el folículo piloso o un trauma que altere los patrones de crecimiento del cabello. Algunas mujeres padecen de ET temporal tras el parto. Una cirugía o un trauma físico, producto de un accidente automovilístico, por ejemplo, puede generar una pérdida temporal del cabello. Lo mismo sucede en situaciones de gran estrés emocional, desórdenes alimenticios, pérdida rápida de peso o cuando se hace una dieta hipocalórica excesiva.

Tratamiento

Consulta a tu médico, si notas que estás perdiendo más cabello de lo común o si la caída comienza prematuramente. El tratamiento incluye espumas o lociones tópicas, medicación oral, terapia lumínica o transplante quirúrgico de cabello. En algunos casos, se pueden combinar distintos procedimientos para reestablecer el crecimiento del cabello.

La caída producida por una enfermedad, cierta medicación o trauma físico o emocional no requiere tratamiento alguno. En general, el cabello vuelve a crecer una vez que las causas subyacentes se hayan resuelto.