Sudoración excesiva

La sudoración excesiva o hiperhidrosis aparece tradicionalmente en las manos, las axilas y los pies. Quienes lo padecen transpiran en forma excesiva, sin razón aparente.

La gravedad de la hiperhidrosis depende de cada persona, pero en muchos casos llega a causar problemas tanto a nivel social como profesional. A veces impide realizar actividades tan comunes como manejar, escribir o asir objetos.

Causas

Se produce cuando el sistema nervioso simpático ?responsable del control de las funciones involuntarias tales como el sudor, el rubor o la salivación? no es capaz de controlar la transpiración. Otras posibles causas pueden ser la presencia de glándulas sudoríparas excesivamente grandes, problemas de tiroides u otra enfermedad. Ciertos medicamentos pueden ocasionar sudoración excesiva.

Tratamiento

Si el origen de la sudoración excesiva es un problema de tiroides o alguna otra enfermedad, bastará con atacar el problema subyacente para que la hiperhidrosis mejore.

Los tratamientos no quirúrgicos incluyen medicación oral o inyecciones con Botox, muy efectivas a la hora de suprimir los síntomas. Los antitranspirantes que contienen cloruro de aluminio son eficaces a la hora de controlar la sudoración excesiva, pero deben aplicarse a diario.

En los casos extremos, se puede recurrir a la cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas o cortar el nervio que estimula la sudoración excesiva.