Eccema

El eccema o la dermatitis atópica es una enfermedad crónica que se caracteriza por enrojecimiento, hinchazón y prurito (comezon) intenso. Es una afección muy común que afecta a más de 15 millones de estadounidenses. Con frecuencia, los síntomas aparecen y desaparecen; lo que dificulta su diagnóstico. Aunque no existe cura para esta enfermedad, los tratamientos pueden aliviar los síntomas y prevenir su aparición.

Signos y síntomas

El eccema suele presentarse, en la mayoría de los casos, acompañado de prurito intenso, resequedad de la piel y manchas rugosas. Otros síntomas pueden ser:
• vesículas que supuran y forman costras
• Piel enrojecida alrededor de las vesículas
• Piel engrosada que semeja el cuero curtido.

Causas

Se desconoce la causa del eccema, pero se lo atribuye a una combinación de factores genéticos y ambientales. Quienes tienen eccema a menudo padecen también de asma o rinitis alérgica estacional. En algunos casos, ciertos factores pueden desencadenar o exacerbar el eccema, como por ejemplo: las alergias, la exposición a ciertos agentes irritantes o al agua, los cambios de temperatura y el estrés

Factores de riesgo

Por lo general, el eccema se presenta en niños menores de un año o en infantes. El riesgo aumenta si la piel está expuesta a condiciones rigurosas o clima árido. También si existen antecedentes familiares de eccema u otro tipo de alergias.

Tratamiento y prevención

Si quieres reducir la frecuencia y la gravedad de los brotes, evita lo que pueda
exacerbar o empeorar los síntomas o irritar tu piel, como por ejemplo: ciertos jabones y detergentes, ropa de lana o de fibras sintéticas, alergenos tales como el polen, los ácaros del polvo y la caspa animal. Algunas personas sienten que las técnicas de reducción del estrés o la terapia conductista cognitiva ayudan a aliviar sus síntomas. Mantén el ambiente fresco y el nivel de humedad estable, evita las duchas o los baños de inmersión calientes y prolongados para disminuir el contacto con el agua.

Tomar un antihistamínico oral a la noche puede ayudar a aliviar la picazón. Si tu caso de eccema es moderado, intenta con una crema tópica a base de cortisona. Los corticosteroides orales pueden llegar a reducir la inflamación en algunos casos.