Eliminación de tatuajes

Gracias a los avances en la tecnología láser, nunca ha sido tan fácil y seguro eliminar viejos tatuajes. Ya sea que te hayas arrepentido de haberte tatuado, que el aspecto del tatuaje haya cambiado o que los colores hayan palidecido, en muchos casos podrás eliminarlo completamente a partir del procedimiento con láser.

Descripción del procedimiento

Breves pulsos de luz se aplican sobre el tatuaje, lo que desintegra los pigmentos que, con el tiempo, son reabsorbidos por tu cuerpo.

Tratamiento

Durante el tratamiento podrás sentir algo así como si te estuvieras haciendo un tatuaje o como si una banda elástica rebotara contra la piel. Se puede usar un analgésico tópico para reducir las molestias. Para eliminar completamente un tatuaje, se necesitan entre cinco y quince aplicaciones aproximadamente. Las sesiones se suceden a intervalos de entre seis y ocho semanas.

Resultados

El éxito de este tratamiento depende de varios factores. Tu cuerpo desintegrará los pigmentos a su propio ritmo, que dependerá del estado del sistema inmunológico. Otros factores decisivos son el tono de la piel, el tipo de pigmentos o los colores utilizados y la profundidad del tatuaje.

Los tatuajes recientes o los que se han desgastado responderán más rápidamente al tratamiento, al igual que los tatuajes de color negro, rojo, anaranjado oscuro y azul oscuro. Los tatuajes no profesionales no penetran tan profundamente en la piel, y por lo tanto, son más fáciles de tratar. Eliminar los colores verde, violeta, marrón, naranja claro y celeste puede requerir más aplicaciones, al igual que cuando un tatuaje está cubierto por otro.