Botox

El Botox inyectable es uno de los tratamientos rejuvenecedores más utilizados para corregir las líneas de expresión dinamicas, o lineas porvocadas por el movimiento de los músculos. El Botox también es efectivo a la hora de levantar cejas caídas, mejorar las lineas del cuello y eliminar la sudoración excesiva (hiperhidrosis).

Descripción del procedimiento

El Botox bloquea ciertas señales químicas que causan contracción muscular y relaja temporalmente los músculos faciales que generan arrugas. El tratamiento con Botox para corregir las arrugas de la frente y las del entrecejo ha sido aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. También se lo utiliza para eliminar las arrugas en otras áreas del rostro, las patas de gallo y las líneas alrededor de la nariz y de la boca, tan frecuentes en los fumadores.

Se pueden combinar inyecciones de Botox con rellenos faciales como Juvederm o Radiesse para maximizar los resultados.

Tratamiento y recuperación

Aplicar una inyección de Botox tarda apenas entre 10 y 15 minutos y es un procedimiento relativamente indoloro. No es necesario hacer reposo y es posible retomar de inmediato la actividad diaria normal. Puede llegar a aparecer un minimo enrojecimiento o morado en la zona donde se ha aplicado la inyección. No se debe masajear ni frotar la zona, ya que eso podría hacer que el Botox migrara hacia otra área. No hay que acostarse boca arriba ni hacer ejercicio intenso durante el resto del día.

Resultados

Los primeros resultados pueden verse a los pocos días; pero en algunos casos, el resultado final puede tardar hasta dos semanas. Es necesario repetir las inyecciones cada tres a seis meses a medida que los efectos desaparecen. El Botox no es efectivo para las arrugas causadas por la exposición al sol.

Factores tales como el tipo y grosor de la piel y la cantidad de arrugas determinarán si estas inyecciones lograrán mejorar el aspecto de las arrugas.