Lunares

Los lunares son muy comunes y suelen ser agrupaciones de células pigmentadas. Los lunares pueden ser de diversos colores, pero la mayoría son pequeños y marrones. Aunque la mayoría son benignos, algunos pueden degenerar en cáncer; por eso, es importante controlarlos periódicamente para comprobar si hubo algún cambio.

Suelen aparecer en la infancia y continúan desarrollándose hasta la edad adulta. La mayoría de las personas tienen entre 10 y 40 lunares.

Tipos de lunares

Los lunares se dividen en comunes, atípicos o cancerosos. Los lunares comunes son benignos, generalmente simétricos y de color uniforme. Pueden ser planos o tener relieve.

Los lunares atípicos, denominados nevus displásicos, suelen ser asimétricos, con bordes irregulares y de un solo color o de varios colores oscuros. Por lo general son planos. El riesgo de padecer cáncer se incrementa cuando se tiene más de 20 lunares atípicos.

Los lunares y el cáncer de piel

Es necesario realizar autoexámenes y controles anuales con el dermatólogo a fin de detectar cualquier posible cambio que pudiera indicar un crecimiento de tejido canceroso. No todos los tipos de cáncer de piel se originan en lunares preexistentes, por lo tanto, controla todo tipo de cambio que se produzca en tu piel.
Cuando controles tus lunares, guíate por el método ABCDE para detectar características que podrían sugerir la presencia de tejido canceroso.
• Asimetría: el lunar tiene una forma atípica, una mitad es distinta de la otra.
• Bordes: el lunar tiene bordes irregulares, no netos o lisos.
• Color: el lunar tiene distintos colores. Un mismo lunar tiene varios colores.
• Diámetro: los lunares malignos suelen medir más de 6mm, similar al tamaño de la goma de borrar en el extremo de un lápiz.
• Evolución: el lunar cambia a medida que pasa el tiempo. Puede crecer, cambiar de color o de forma, generar picazón o sangrar.

Si tienes un lunar que comienza a crecer, picar o sangrar, consulta con tu dermatólogo.

Extracción de lunares

Si tienes un lunar sospechoso, es probable que tu dermatólogo tome una muestra del tejido y busque rastros de células cancerosas. De encontrarlos, extirpará el lunar y parte del tejido circundante.

Aunque no es necesario extraer los lunares comunes, muchos prefieren sacárselos por razones estéticas, y recurren a la cirugía o se los afeitan.

viagra prix belgique buy adobe flash builder standard adobe photoshop elements 9 discount code cialis preise reimport levitra bestellen ohne rezept wo kann man viagra kaufen in der schweiz tadalafil 20mg bestellen kamagra für die frau wo tamoxifen kaufen finasteride 1 mg kopen