Microdermoabrasión

Es un tratamiento estético que mejora el aspecto de la piel. Puede realizarse en cualquier tipo de piel y soluciona problemas cutáneos menores tales como quemaduras de sol, manchas oscuras y cicatrices.

Descripción del procedimiento

Se utiliza un instrumento especial que pule la superficie de la piel a fin de eliminar las células muertas. Es ideal para rejuvenecer la piel y darle un aspecto más fresco y saludable sin someterla a procesos que requieren largos períodos de recuperación.

Tratamiento y recuperación

La microdermoabrasión es un procedimiento no quirúrgico, no invasivo; por ende, no encierra ninguno de los riesgos de los tratamientos más fuertes, y requiere de un período mínimo de recuperación. Consiste en la aplicación de microcristales o de un rodillo especial que tienen un efecto exfoliante en la capa externa de la piel, lo que permite que las capas menos superficiales, y por ende más suaves y frescas, afloren.

Tras el procedimiento, la piel puede sentirse seca o tirante durante 24 horas. Aconsejamos aplicar cremas humectantes para reducir las molestias.