Queratosis actínica

La queratosis actínica es un crecimiento precanceroso que aparece cuando la piel ha estado expuesta al sol durante períodos demasiado prolongados y frecuentes. Estas lesiones tienen el aspecto de manchas o prominencias ásperas y rugosas, que pueden degenerar en cáncer si no se las trata.

Factores de riesgo

La queratosis actínica suele desarrollarse a lo largo del tiempo y, por lo general, se manifiesta después de los 40 años. No obstante, los adultos jóvenes y los adolescentes no están exentos, especialmente aquellos que se exponen deliberadamente al sol durante períodos prolongados o que van a la cama solar.

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de padecer queratosis actínica son:
• Tener la piel clara, los ojos azules o verdes y el cabello rubio o pelirrojo
• Exponerse al sol diariamente durante largos períodos (por ejemplo la gente que trabaja al aire libre)
• Haber padecido múltiples quemaduras de sol graves durante la infancia.

Síntomas

Entre los signos de la queratosis actínica podemos mencionar manchas escamosas y rugosas, que generalmente se limitan a una zona de la piel que ha sido expuesta al sol, como por ejemplo, el rostro, el cuero cabelludo, el dorso de las manos y el torso. Suelen ser de color gris, rosado o rojo, pero a veces son del mismo color que la piel. Resultan más fáciles de sentir al tacto que de ver.

En caso de encontrar alguna mancha áspera al tacto, siempre consulta a tu dermatólogo y así evitarás que un crecimiento precanceroso quede sin tratamiento.

Tratamiento

Aunque la queratosis actínica en sí misma es inofensiva, puede degenerar en cáncer, si no es tratada a tiempo. Remover el crecimiento suele bastar para prevenir el cáncer de piel. Los procedimientos para tratar la queratosis actínica son los mismos que para el cáncer de piel, a saber: remover la lesión quirurgicamente y el uso de electricidad o de la congelación para destruir las células pre-cancerosas. Otra posibilidad es la terapia fotodinámica. Este es un proceso que combina una droga llamada fotosensibilizante y un tipo específico de luz. Al ser activados por una luz con una longitud de onda específica, los fotosensibilizantes producen un tipo de oxígeno que mata las células circundantes.

A los pacientes con lesiones múltiples, se les suele prescribir cremas tópicas que contienen imiquimod o fluorouracilo al 5%. Otras opciones terapéuticas son el peeling químico y el laser resurfacing.

Prevención

Para reducir el riesgo de queratosis actínica y cáncer de piel, protege tu piel con ropa ligera cuando permanezcas al aire libre; limita tu exposición al sol, especialmente en las horas del mediodía cuando el nivel de radiación UV es más alto; usa una pantalla solar de buena calidad todo el año y evita las camas solares.