Várices

Las várices son venas dilatadas y sinuosas que acumularon una cantidad anormal de sangre. En muchos casos, las várices pueden ser indoloras e internas. Pero en otros casos, pueden llegar a causar dolor e indicar un problema grave de circulación.

Causas

Las venas sanas tienen válvulas que hacen que la sangre fluya hacia el corazón. En el caso de las várices, las válvulas venosas no funcionan adecuadamente y permiten que la sangre fluya en sentido contrario y se almacene en la vena. Este almacenamiento anormal de sangre hace que la vena se dilate y abulte.

Los problemas de válvulas suelen ser hereditarios, pero ciertos factores pueden contribuir a la aparición de várices, como por ejemplo, el embarazo, permanecer largos períodos de pie, los cambios hormonales y los coágulos de sangre.

Síntomas

Las várices suelen provocar dolor en las piernas e hinchazón y decoloración de la piel a la altura de los tobillos.

Tratamiento

A veces un cambio de hábitos, tal como no permanecer de pie durante largos períodos o usar medias de compresión, puede mejorar los síntomas. 

Los pacientes que experimentan mucho dolor pueden recurrir a la cirugía, que a su vez mejora el aspecto de las piernas.

• La escleroterapia es un procedimiento en el cual se inyecta una solución química en la vena. La solución endurecerá y esclerosará la vena y la sangre se redirigirá hacia otras venas más sanas 

• La safenectomía es un procedimiento quirúrgico en el cual se procura la escisión de una de las venas safena. El paciente recibe por lo general anestesia general y el procedimiento dura aproximadamente una hora. El cirujano efectuará dos incisiones pequeñas en la pierna y luego extraerá la vena usando un alambre o un gancho.