Rosácea

La rosácea es una enfermedad crónica que comienza como una inflamación en las mejillas, nariz, frente, mentón o párpados. Pueden aparecer venitas rojas o pequeñas pústulas similares al acné.

Síntomas

Los síntomas varían en cada caso. En algunos casos, el enrojecimiento se concentra solo en el rostro; mientras que en otros, se extiende a los oídos, al cuello o la espalda.

Entre otros síntomas se destacan:
• Una tendencia a sonrojarse o ruborizarse fácilmente
• Nariz rojiza y bulbosa
• Ardor en los ojos
• Manchas o parches secos o rugosos
• Picazón o ardor.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la rosácea, pero se la atribuye a una combinación de factores hereditarios y ambientales. Es más frecuente en mujeres de piel blanca, entre los 30 y los 50 años.

Los factores que aumentan el flujo sanguíneo a la superficie de la piel suelen agravar los síntomas, entre ellos podemos mencionar:
• Las comidas picantes
• Las bebidas alcohólicas
• La luz solar
• El estrés, la vergüenza o la ira
• Las temperaturas extremas
• Los baños de inmersión calientes o el sauna
• Los vasodilatadores
• El ejercicio físico intenso.

Tratamiento

Si bien no existe una cura para la rosácea, algunos medicamentos tópicos u orales pueden aliviar los síntomas. Los antibióticos contribuyen a controlar las erupciones cutáneas. Los productos que contienen retinoides también son eficaces. En algunos casos, el tratamiento con láser puede reducir la inflamación y disimular los vasos sanguíneos. La rosácea y el acne no son lo mismo, por ende no responde a los tratamientos de venta libre para el acné.